Cuánto cuesta un guardamuebles Madrid y por qué elegir uno

Si te preguntas cuánto cuesta un guardamuebles Madrid, debes saber que el precio varía en función de un amplio abanico de factores distintos. El primero y más importante, más allá del precio, es confiar en una empresa de calidad y confianza. Además, las instalaciones y los servicios deben adaptarse de manera precisa a tus necesidades concretas.

Si estás en pleno proceso de mudanza y necesitas un depósito para tus muebles y pertenencias, la mejor solución es contratar a una compañía experta en mudanzas, que cuente con almacenes modernos. De esta manera, podrás organizar todas tus cosas en el nuevo hogar de una forma tranquila y relajada.

Cuánto cuesta un guardamuebles Madrid: todo lo que debes saber

El depósito de muebles consiste en un contenedor situado en el interior de unas instalaciones vigiladas. Por lo tanto, para saber cuánto cuesta un guardamuebles Madrid debes saber el volumen que ocupan todos tus cosas. Por lo general, el precio oscila entre los 6 y los 12 euros por metro cúbico, aunque también depende del tiempo que contrates el servicio.

Debes tener en cuenta que el servicio de guardamuebles para objetos delicados, como vitrinas, pianos o mesas de billar, por ejemplo, puede afectar de forma notable al presupuesto final.

Hay algunas empresas de mudanzas en Madrid que cobran el alquiler diario y semanal. También cuentan con programas de varios meses, en los que aplican un descuento.

Para escoger un buen guardamuebles, elige aquel que cuente con alarmas y personal de seguridad. Así tendrás la plena confianza y seguridad de que todos tus muebles y objetos están protegidos ante posibles robos.

Ahora que conoces cuánto cuesta un guardamuebles Madrid y en qué debes fijarte para elegir la mejor empresa, en Mundivan te atenderemos encantados. Somos una empresa de Madrid especializada en mudanzas y guardamuebles. Para cualquier consulta o duda, puedes contactar con nosotros.

Cómo montar una empresa de transporte: los pasos que debes seguir

Si quieres iniciar tu propia trayectoria profesional como empresario, debes saber que crear una empresa de transporte es una excelente inversión a largo plazo. A día de hoy, con el auge de Internet y del comercio electrónico, el sector del transporte es uno de los de mayor crecimiento. A continuación te explicamos cómo montar una empresa de transporte paso a paso.

Cómo montar una empresa de transporte: los pasos

Como resulta lógico, lo primero y más importante es adquirir el equipamiento. La decisión de comprar o alquilar los vehículos depende de tu estrategia como empresario, así como del presupuesto del que dispongas.

Una vez tienes tu flota de vehículos, es el momento de conseguir los primeros clientes. Hay empresas que se encargan de poner en contacto a compañías y empresas para enviar cargas, asegurando la cobertura en todas las fases del proceso.

Debes realizar una estimación de gastos, teniendo en cuenta que la oferta debe ser lo suficientemente baja como para ser competitivo en el mercado, pero lo suficientemente alta para resultar rentable.

Por lo tanto, a la hora de presentar la oferta ante los potenciales clientes debes estudiar de forma minuciosa todos los gastos: reparaciones, pagos, salario de los transportistas… Realiza un plan de inversión inicial con todos los costes derivados de la puesta en marcha del negocio para evitar imprevistos.

Y, por último, debes saber que existen algunos requisitos para la creación de una compañía de transporte: régimen de licencia comunitaria aplicada a los transportes de mercancías internacionales, tarjeta de operador de transporte…

Ahora que sabes cómo montar una empresa de transporte y cuáles son los pasos que debes seguir, en caso de que necesites subcontratar alguno de los servicios porque quizás no tienes camiones al inicio en una localización concreta, puedes acudir a Mundivan. Somos una compañía de mudanzas y guardamuebles en Madrid, con una larga trayectoria en el mercado.

mudanza con guardamuebles

Si estás preparando el traslado a un nuevo hogar, seguro que te interesa contratar un servicio de mudanza. Pero, ¿sabías que tienes la posibilidad de contratar la mudanza con guardamuebles? Este es un servicio cada vez más demandado por los particulares gracias a su amplio abanico de ventajas. Con el paso de los años habrás ido acumulando una gran cantidad de muebles y enseres de los que no te apetece deshacerte. Así que, ¿qué mejor que guardarlos en un almacén seguro el tiempo que necesites mientras preparas la mudanza?

Todas las ventajas de la mudanza con guardamuebles

Una mudanza requiere de una adecuada planificación y organización. Y tener decenas de muebles y enseres por casa no resulta de gran ayuda. Con el guardamuebles ganarás más espacio en tu vivienda y así te resultará mucho más sencillo organizarte. Puede almacenar todos aquellos objetos a los que no les das demasiado uso para sentirte completamente libre de cargas y centrarte en tu vivienda.

Además, tú no tienes que preocuparte de nada. Simplemente debes seleccionar aquellos objetos que quieres trasladar al guardamuebles. Es la empresa de mudanzas la que se encarga de recogerlos y llevarlos hasta el espacio que has contratado.

No tienes porqué preocuparte por la seguridad de tus pertenencias porque las empresas que prestan el servicio de mudanza con guardamuebles cuentan con servicio de vigilancia las 24 horas del día.

Además, estos espacios cuentan con condiciones óptimas tanto de temperatura como de humedad. Así, si por ejemplo has decidido llevar al guardamuebles objetos de madera estos estarán perfectamente protegidos ante las termitas.

Y, por último, una vez estés instalado en tu nuevo hogar, podrás recuperar todos tus objetos en las mismas condiciones en las que los entregaste.

En Mundivan somos una empresa de confianza, experta en mudanzas y guardamuebles.

cajas carton almacenaje

A la hora de apostar por la cajas cartón almacenaje, es importante tener en cuenta qué tipo de objetos se van a guardar en su interior. Los materiales más habituales son el cartón y el plástico, cada uno de ellos con sus propias características y ventajas. Lo cierto es que las cajas de almacenaje son muy utilizadas en la actualidad tanto en el ámbito doméstico como profesional ya que ofrecen un amplio abanico de soluciones.

Cajas almacenaje para casa y el trabajo

En el hogar los problemas tanto de orden como de espacio son frecuentes. Las cajas almacenaje son una solución fantástica para todas la estancias del hogar. Además, se pueden colocar tanto dentro como fuera de los armarios y así tenerlo todo bajo control. En la habitación de los más pequeños lo mejor es utilizar contenedores de plástico de gran tamaño para almacenar todos los juguetes.

Más allá del ámbito doméstico, las cajas de almacenaje también aportan grandes soluciones en el mundo industrial y corporativo. Estas cajas son imprescindibles en los almacenes y oficinas de todas las compañías.

Ahora bien, ¿son mejor las cajas de plástico o las de cartón? En la actualidad el medio ambiente es un problema a tener en cuenta. Por lo tanto, existen diferentes modelos de cajas de almacenaje de plástico reciclables. Estas son mucho más resistentes que las de cartón, por lo que están especialmente indicadas para guardar objetos pesados.

Respecto a las cajas de cartón, son más económicas y ocupan mucho menos espacio de almacenaje ya que se pueden doblar y apilar con facilidad. A día de hoy existen cajas de cartón doble, e incluso, triple, que ofrecen una gran resistencia.

Ahora que conoces que cajas de cartón almacenaje existen, en Mundivan somos una empresa de calidad y confianza especializada en el sector de las mudanzas.

zonas de un almacen

El almacén se define como el espacio físico en el que se realizan un amplio abanico de operaciones vinculadas con la recepción y expedición de mercancías. Es importante conocer cuáles son las zonas de un almacén que mayor relevancia tienen.

Zonas de un almacén más importantes

  • Carga y descarga: esta es una de las áreas fundamentales de cualquier unidad logística. Respecto a su diseño depende en gran medida del medio de transporte utilizado, siendo el más habitual el camión. Lo más frecuente es que la zona de carga y descarga esté integrada en el propio almacén, aunque en algunos casos se sitúa en las inmediaciones del mismo.
  • Almacenamiento: tal y como su propio nombre indica, la zona de almacenamiento es el eje principal de cualquier almacén. Es fundamental prestar especial atención a su diseño para cumplir con la capacidad de almacenamiento requerida y facilitar el picking. Cada compañía debe decidir la ubicación de esta área, la forma de colocar los productos, el tipo de estanterías…
  • Picking: entre las diferentes zonas de un almacén, esta es una de las que mayor importancia tiene. En la gran mayoría de casos el picking, o preparación de los pedidos, se realiza de forma automática.
  • Expedición: esta zona está destinada al embalaje de los pedidos que ya se encuentran preparados. Es esencial contar con esta área para establecer la diferencia entre el picking y la carga en el medio de transporte. De este modo resulta más sencillo llevar a cabo las operaciones de manera organizada.
  • Oficinas: y, por último, la zona de oficinas. En prácticamente todas las unidades logísticas se encuentran en una planta superior, de forma que desde las oficinas sea posible observar toda la zona de almacenaje.

Además de las zonas básicas, hay unidades logísticas que apuestan por añadir otras áreas para una mejor gestión de los pedidos. Así, algunas compañías cuentan con una zona destinada a atender las devoluciones de los clientes.

Ahora que conoces cuáles son las zonas de un almacén, en Mundivan somos una compañía especializada en mudanzas, de plena confianza. Si necesitas nuestros servicios como particular o como profesional, ponte en contacto con nosotros.

 

camión de transporte

A día de hoy, el camión de transporte es uno de los vehículos más populares que existen. Pero, ¿cuándo y cómo nació? Pues bien, todo se remonta al Siglo XVIII. A continuación vamos a explicar los hitos más relevantes de la historia y evolución de este medio de transporte.

Camión de transporte: Origen

Antes de la llegada del camión a vapor, eran los caballos los encargados de arrastrar los camiones. Por lo tanto, los trayectos que realizaban eran muy cortos. En la gran mayoría de los casos, se utilizan para transportar la carga entre la fábrica y la estación de ferrocarril, y viceversa.

El primer camión de transporte como tal era a vapor, del mismo modo que los coches. Fue Nicolas-Joseph Cugnot quien diseñó el primer vehículo a vapor de la historia, en el Siglo XVIII. No obstante, este tipo de vehículos no se hicieron populares hasta los primeros años del Siglo XIX.

Fue en 1881 cuando nació el primer semirremolque de la historia, remolcado por un tractor a vapor. Este semirremolque fue vendido a Estados Unidos y Francia poco antes de comenzar la I Guerra Mundial.

El que se considera el primer camión de la historia vio la luz en el año 1895 de la mano de Karl Benz, el cual utilizaba la combustión interna del motor. Terminaba así la época de los camiones a vapor. Solo un año más tarde, en 1896, Gottieb Daimler fabricó su propio camión de combustión, y otras compañías como Peugeot o Renault también lanzaron sus propias versiones.

Estos camiones tenían motores de 2 a 4 cilindros y su capacidad de carga oscilaba entre los 1.500 y los 2.000 kilos. Después de la I Guerra Mundial se dieron cambios muy significativos. Uno de los principales hitos fue la implantación de neumáticos de caucho, una gran novedad para la época. Además, las cabinas comenzaron a ser cerradas, e incluso a contar con su propia iluminación eléctrica.
Fue entonces cuando se sumaron al mercado nuevos camiones pesados de compañías como Ford o Renault.

Ahora que conoces la evolución del camión de transporte, debes saber que en Mundivan te ofrecemos un servicio de mudanzas y guardamuebles especializado.

almacenamiento de sustancias peligrosas

El almacenamiento de sustancias peligrosas en un determinado almacén requiere del cumplimiento de una serie de normativas para reducir el riesgo de accidentes que afecten a la salud de los empleados y al medio ambiente. Hay algunos productos químicos que no suponen ningún riesgo por sí mismos, pero que al entrar en contacto con otras sustancias pueden causar reacciones muy peligrosas. Es por ello que resulta tan importante prestar atención a una serie de consejos para almacenar este tipo de sustancias.

Los mejores consejos para el almacenamiento de sustancias peligrosas

Lo primero y más importante es determinar el nivel de peligrosidad de las sustancias a almacenar. Los productos catalogados como “peligrosos” se pueden dividir en un total de cinco categorías: comburentes, inflamables, tóxicos, explosivos o corrosivos. Los productos químicos de cada una de estas categorías tienen que almacenarse de manera separada y adecuadamente etiquetados, advirtiendo de su nivel de riesgo.

Para el almacenamiento de sustancias peligrosas la mejor opción es acondicionar las instalaciones. La unidad debe contar con un buen sistema de ventilación. De lo contrario, el almacenamiento de productos tóxicos o inflamables puede generar lo que se conoce como atmósfera explosiva. Por supuesto, hay que evitar cualquier foco de calor y contar con las últimas medidas contra incendios disponibles.

Más allá de acondicionar las propias instalaciones, es condición indispensable utilizar los sistemas de almacenamiento adecuados para productos químicos. Si estos productos son peligrosos, el recipiente tiene que estar homologado y conservarse en lugares protegidos tanto del calor como del frío. Además, un envase de este tipo debe contar con un cierre de seguridad automático.

Respecto a los empleados del almacén, todos ellos deben conocer cuáles son los procedimientos para el almacenaje y la manipulación de productos químicos. Es esencial que cuenten con formación y experiencia en este ámbito, de forma que conozcan todos los riesgos. Además, la compañía tiene que establecer un protocolo de emergencia si ocurre cualquier tipo de incidente.

Y, por último, cabe destacar la importancia de mantener el stock de sustancias peligrosas al mínimo, de modo que en el almacén solo haya la cantidad de productos que exige la normativa.

 

proceso de picking

Se denomina picking al proceso de preparación del pedido que se lleva a cabo en unidades logísticas. Se trata de una palabra inglesa que se utiliza para definir el conjunto de operaciones de selección y extracción de los productos solicitados por el cliente de sus lugares de almacenamiento. Una actividad clave en la actualidad ya que el número de referencias, el tamaño de los lotes y la frecuencia de los pedidos son cada vez mayores. Así, resulta interesante conocer cómo es el proceso del picking paso a paso.

Proceso del Picking: Fases

  • La primera fase del proceso del picking es la denominada “preparativos”. Tal y como su propio nombre indica, consiste en recoger los pedidos y toda la información relacionada con los mismos. Además, se preparan todos los elementos que se van a utilizar en fases posteriores, como palets o equipos de voz, entre otros.
  • A continuación, tiene lugar la denominada fase de “recorridos”. Engloba todos los recorridos que los operarios o los robots deben realizar para llevar a cabo la preparación de los pedidos: desde la zona de operaciones hasta las áreas de almacenamiento de las mercancías, desde la ubicación de unos productos a otros y desde el lugar de almacenamiento del último producto a la zona de operaciones.
  • En el proceso del picking la siguiente fase se denomina “extracción”. Una vez localizado el producto en su ubicación, es importante conocer la altura a la que se encuentra y extraer la cantidad necesaria. Luego, se coloca el producto en cuestión sobre el sistema de transporte.
  • Y, por último, la “verificación”. Es fundamental controlar que toda la mercancía que va a pasar a formar parte del pedido ha sido recogida de forma adecuada.

Estas son las fases de las que se compone el proceso del picking. En Mundivan somos una empresa especializada en las mudanzas y guardamuebles, de confianza y calidad.

métodos de preparacion de pedidos

Existen distintos tipos de métodos de preparación de pedidos, los cuales se clasifican en función de diferentes criterios. El principal objetivo de las empresas del sector logístico es reducir costes operativos y conseguir un sistema de trabajo más eficaz.

Métodos de Preparación de Pedidos más Comunes

  • Según la dirección de las mercancías: el sistema producto-hombre es el pilar fundamental de los distintos métodos de almacenaje y picking automático que existen en la actualidad. Se utilizan máquinas como los transelevadores, que permiten realizar la recogida y transporte del producto de forma rápida y eficaz, sin errores. Una opción muy recomendada para aquellas unidades logísticas que deben manejar un gran número de órdenes al día.
  • En función de los niveles de las estanterías: cada planta logística tiene su propia distribución y organización. Es por ello que, dependiendo de dónde se encuentran las mercancías, existen distintos métodos de preparación de pedidos: a nivel del suelo, en niveles bajos, en niveles medios y en niveles altos. En este último caso, las mercancías se adaptan de forma precisa a la altura de las estanterías, optimizando así el espacio.
  • Según el procedimiento para recoger las mercancías: clasificando los métodos de preparación de pedidos en función del procedimiento seguido para recoger las mercancías, uno de los más comunes es el conocido como picking por zonas. Tal y como su propio nombre indica, las órdenes de picking se organización según la ubicación de las mercancías en el almacén, permitiendo el procesamiento de varios pedidos al mismo tiempo.

Ahora que conoces los distintos tipos de métodos de preparación de pedidos que existen, en Mundivan somos una compañía especializada en el sector logístico. Con una amplia experiencia en el mercado, ofrecemos servicios de la mejor calidad y de máxima confianza. Si estás interesado en nuestros servicios, te invitamos a contactar con nosotros.

cómo conseguir cajas para mudanza

A la hora de realizar una mudanza, uno de los aspectos más importantes es encontrar las cajas adecuadas para cada objeto a trasladar: ropa, instrumentos musicales, etc. Así, antes de plantearte cómo conseguir cajas para mudanza es importante que conozcas los distintos tipos de cajas que existen.

Cómo conseguir cajas para mudanza y cuál elegir

Existen por un lado las cajas de cartón estándar, disponibles en un amplio abanico de tamaños: pequeñas, medianas, grandes y extra grandes. Las cajas extra grandes están especialmente indicadas para el transporte de objetos voluminosos de poco peso, como abrigos o edredones, por ejemplo.

Para el transporte de objetos delicados y mucho peso, como cubertería, libros o vajilla, debes preguntarte cómo conseguir cajas para mudanza con doble pared y doble fondo. Son cajas que se caracterizan por tener una resistencia extrema, muy recomendadas para trasladar este tipo de elementos sin que sufran ningún daño.

A la hora de trasladar ropa, las cajas armario son tus grandes aliadas. Son cajas que cuentan con una barra para colgar perchas, de forma que puedes llevar todas tus prendas a tu nueva casa sin que se arruguen. Así evitarás tener que planchar a tu llegada.

También resulta interesante conocer las conocidas como cajas archivo, perfectas para el archivo de documentos. Cuando te mudas seguro que necesitas llevar mucha documentación contigo: pasaportes, escrituras de la casa, recibos de suministros… Pues bien, este tipo de cajas son ideales para llevarlo todo organizado.

Ahora ya sabes cómo conseguir cajas para mudanza y cuáles son los tipos de cajas que necesitas para cada objeto. En Mundivan somos una empresa especializada en mudanzas, de confianza y calidad. Si vas a mudarte y necesitas contar con los servicios profesionales de una compañía de mudanzas, ponte en contacto con nosotros.

12345...