Errores más comunes a la hora de realizar una mudanza

Recordemos que las personas implicadas en un traslado de estas características no solo dejan a atrás un hogar en la que puede que lleven viviendo muchos años, también dejan atrás parte de sus vidas: recuerdos imborrables, vivencias de todo tipo, amistades, etc. Una mudanza suele ocasionar bastante estrés e intranquilidad ante un cambio tan radical emocionalmente.

La ansiedad puede aparecer también cuando la persona siente que, por motivos laborales o de cualquier tipo, no dispone del tiempo suficiente para dedicarle a la mudanza, cuestión que genera nervios e incertidumbre. Por esta serie de factores, se suelen cometer algunos errores muy frecuentes en este tipo de traslados.

Primeramente, hay que tratar de afrontar la mudanza con la debida calma. Está claro que hay que huir de las prisas, ya que desear acabar lo antes posible se puede traducir en una mala organización de la mudanza que, finalmente, desemboque en una sensación de caos total. Hemos de ser conscientes que para llevar a cabo una tarea de manera óptima se precisa un tiempo razonable.

Otro error común es no tramitar los permisos municipales oportunos que necesitarán los camiones para poder operar en el barrio. Este error puede suponer una pérdida de tiempo considerable, ya que hay que organizar y coordinar todo de nuevo para otro día.

Es habitual también que, para aligerar el proceso, se sobrecarguen las cajas de cartón con más peso de la cuenta, lo que puede ser peligroso para la espalda, además de aumentar el riesgo de que se rompan y dañar las pertenencias. Además, desmontar los muebles sin tomar nota para el posterior montaje es un grave error que puede hacernos perder mucho tiempo.

Lo cierto es que lo barato puede resultar muy caro, es por ello que delegar esta tarea a una empresa de mudanzas profesional es, sin duda, la mejor solución. De esta manera, se transportaran los enseres de forma segura, con la garantía de que ni el mobiliario ni las pertenencias sufrirán daño alguno. Las empresas especializadas cuentan con el equipo técnico idóneo para realizar estas labores adecuadamente. Asimismo, la misma empresa se puede encargar de gestionar los permisos municipales y coordinar cada uno de los aspectos de la mudanza, con el objetivo de que, al llegar el día del traslado, todo se haga de manera eficiente y rápida.

¿Por qué contratar el servicio de un guardamuebles?

Seguro que tienes más de un mueble o diferentes enseres estorbando en tu hogar por falta de uso o de espacio, sin embargo, no quieres tirarlos porque son nuevos, están perfectamente conservados o son un recuerdo especial. ¡No hay problema! Una excelente solución sería contratar el servicio de un guardamuebles. Aquí te damos las razones para hacerlo:

1- Ganarás en espacio: tu casa volverá a disponer de más amplitud y te sentirás libre de cargas innecesarias. Podrás deshacerte de todo aquello que no necesites, pasándoles la custodia a la empresa contratada.

2- Comodidad y rapidez: pronto te verás libre de todo lo que sientas que estorba y de la manera más sencilla y cómoda posible, ya que los profesionales se ocuparán de todo el proceso. Para ello solamente debes seleccionar todo aquello que no quieras.

3- Tus muebles estarán seguros: las empresas que ofrecen este tipo de servicios garantizan la seguridad de tus pertenencias, con lo que podrás sentirte tranquilo, ¡todos tus muebles estarán en buenas manos!

4- Pagas por lo que ocupas: el gasto que harás será proporcional a la cantidad de espacio que ocupen tus pertenencias, no hay una capacidad estándar para todos igual, pues cada uno necesita un espacio diferente.

5- Los muebles te serán devueltos tal cual los has entregado: confía en la empresa de contratación del servicio de guardamuebles, ya que tus muebles y enseres estarán bien custodiados y cuidados para el día de la devolución.

Si contratas un servicio de guardamuebles, ten por seguro que estarán a buen recaudo y podrás recuperarlos tan pronto los necesites.