Mudanza con mascotas

Si una mudanza es un proceso traumático para cualquier persona, el tener que afrontarlo con una mascota puede ser incluso peor. Su mascota considera su casa, la actual, como su territorio. Es ahí donde ha crecido, donde tiene sus rincones favoritos y donde sabe qué ha de hacer en cada momento. Cambiar de lugar supone un proceso de adaptación a tener en cuenta para evitarle a su fiel amigo ciertos problemas.

¿Cómo elijo mi nuevo hogar?

Puede parecer una cuestión baladí pero no lo es. Su perro o su gato también va a vivir con usted por lo que, aunque no tenga voz, habría que tener en cuenta su opinión. Si tiene algún parque cerca la casa de sus sueños, cómo afecta el sol al inmueble y otro tipo de detalles son igualmente importantes para acertar y que todos los miembros de su familia sean felices en el nuevo destino.

¿Cómo transporto a mi mascota?

Las cosas de su mascota (jaula, casita, comedero, cama…etc.) han de ser los últimos objetos en salir de su antigua casa. Esto le evitará al animal un estrés innecesario y una adaptación más rápida al nuevo inmueble. Si ha visitado ya con su mascota el nuevo piso y tras despertarle se lleva sus cosas al nuevo, logrará que la adaptación sea menos traumática. Igualmente, es importante hacerse con unas jaulas adecuadas para el transporte y que no le falte a su mascota ni agua, ni comida durante el trayecto hacia su nuevo hogar y territorio.