Fletes-qué-son

¿Qué son los fletes? Se define como flete el proceso que se lleva a cabo a la hora de realizar el alquiler de un medio de transporte para traslado de    mercancía, como puede ser un barco. Este término también se puede utilizar para definir el precio que se debe pagar por el desplazamiento de la carga que se desea transportar. En último lugar, la palabra también se utiliza para denominar a la propia carga que se va a trasladar.

De manera más extendida, los fletes son directamente los transportes que se realizan a través de vía marítima con el uso de un barco. Los fletes permiten transportar todo tipo de mercancías en instalaciones marítimas preparadas para su desplazamiento. Siempre se producen dos partes a la hora de organizar los fletes. La parte que pone el barco, el transporte en el cual se harán los fletes, es conocido como el fletante y recibe un pago de flete en base a la distancia o el volumen de la mercancía a trasladar. La parte contratante del servicio es la conocida como fletadora, que define el producto que desea trasladar gracias a una embarcación marítima.

El medio de transporte más recomendable para los fletes, sobre todo en traslados de volumen elevado y pesado, es el marítimo. El flete aumenta también en base a la distancia que se esté interesado en recorrer en el traslado, por lo que es otro factor a tener muy en cuenta a la hora de contratar este servicio. Por otro lado, el flete se puede incrementar en base a si el transporte debe esperar a su llegada o a su correspondiente carga. El transporte de unas mercancías determinadas, especialmente si son muy pesadas, puede tener un coste de flete superior.

La cantidad mínima de mercancía que se establece en los fletes debe estar indicada en cada uno de los contratos utilizados para la adquisición de estos servicios. El precio de los fletes dependerá del peso de tonelaje en base a la distancia o ruta que se quiera desarrollar para trasladar esa mercancía. Es habitual que sean transportes de gran tamaño y peso para compensar el precio y esfuerzo del servicio.

Si bien los fletes son de origen marítimo en cuanto al transporte en barco, también son utilizados en otro tipo de casos. Por ejemplo, en el alquiler de naves o en las cargas transportadas por estas naves. También se utilizan en transportes de larga distancia con vehículos de gran tamaño, como camiones, especialmente a la hora de permitir desplazamientos de gran volumen.

Consejos para proteger correctamente sus obras de arte en una mudanza

Cuando se realizan mudanzas es imprescindible proteger todos los objetos de posibles roces o desperfectos. Los objetos más delicados y valiosos como es el caso de las obras de arte requieren de un cuidado especial cuando se trasladan de un sitio a otro. Una opción cuando realizamos una mudanza es hacer uso de un trastero donde depositarlas y posteriormente llevar esas obras de arte en un traslado dedicado especialmente a ellas. Pero en ese caso es necesario asegurarse de que la temperatura y humedad en ese trastero que servirá de transición es la adecuada y el almacenamiento de esas obras en dicho trastero no provocará daños en las mismas.

El embalado de las obras delicadas requiere de materiales especiales. El plástico de burbujas está especialmente indicado para evitar que los lienzos o esculturas sufran daños físicos. Las cajas de cartón pueden resultar útiles para este fin, pero es necesario emplearlas en combinación con el plástico de burbujas. Un embalaje muy recomendado es la jaula de madera en la que se fija la pieza y se recubre con láminas de goma espuma para conseguir una mayor protección. Sin lugar a dudas la forma más segura de transportar obras de arte que es la empleada en museos y exposiciones consiste en emplear cajas de madera. Dotando a estas cajas de alguna manilla para poder agarrarlas, resultan unos elementos cómodos de transportar y que proporcionan una gran seguridad.

El embalaje de las obras de arte es un paso de una mudanza que debe realizarse con sumo cuidado para asegurar la integridad de las mismas. Unas piezas únicas e inigualables requieren de la mejor protección posible, cuando se trasladan de un sitio a otro para poder disfrutar de las mismas en cualquier lugar.

¡Y lo mejor, es que lo deje en manos de profesionales!

 

Desembalaje de las Cajas en una mudanza: Consejos Prácticos

Después de haber realizado una mudanza exitosa a tu destino, comienza el momento de sacar hasta la última pieza. En todo ese tiempo vas a necesitar de paciencia, administrar los espacios y algunos trucos para que tu hogar luzca confortable. Es por eso que te brindamos algunos consejos prácticos para una mejor distribución de todas tus pertenencias

La mudanza suele ser algo engorrosa, desde que decides cambiar de casa hasta culminar con todos los arreglos a su llegada, pero este último punto podemos hacerlo más ameno, si seguimos estos simples consejos de los expertos en mudanzas. De esta forma, cosas como: seleccionar las cajas por zona, proteger la mercancía frágil y alquilar un pequeño trastero son algunas de las sugerencias para optimizar el confort de tu nueva residencia. A continuación, conocerás los tips más útiles para “cerrar con broche de oro“ el agotador proceso de traslado.

Consejos prácticos para desembalar tu mudanza

1. Tomate unos minutos para estudiar la distribución de la casa. Si todavía no sabes dónde va cada mueble y cómo se pueden aprovechar mejor los espacios, esta será tu primera tarea.
2. Antes de abrir las cajas colocas en su lugar correspondiente. Puedes marcarlas para identificar a quién y dónde pertenece.
3. Anota o tómale fotos a las cosas que pueden desmejorar la estética del lugar. Esto con la intención de buscarle una mejor zona, optar por vender o simplemente trasladarlas a un sitio. De esta forma podrás disfrutar de una casa menos cargada y más espaciosa.
4. Considera alquilar un trastero para tu mercancía valiosa y las cosas que se usan solo en temporadas. Algunos muebles que puedes vender o conservar, pero que al momento no utilizas le restan comodidad a tu casa. Es por eso que alquilar un trastero puede ser una excelente opción. Además, puedes guardar toda la ropa de invierno, decoraciones navideñas y lo que vaya a estar en desuso por un tiempo.

Mudanza de un piano. ¿Cómo lo hago?

Unaa mudanza de un piano no es una tarea sencilla que pueda realizar cualquier persona. Es preciso contar con unos profesionales experimentados y que cuenten con el material necesario para realizar el trabajo con éxito. De hecho, para efectuar esta mudanza se necesitan diferentes herramientas como anclajes, una rampa, una grúa e incluso un remolque para su transporte.

Normalmente, este tipo de trabajos se suelen encargar a una empresa especializada en mudanzas y trastero. Pero sobre todo, es necesario confirmar que se trata de una empresa seria y profesional y que cuenta con los pertinentes seguros. Y es que el traslado de un piano es un asunto muy serio y hay que prevenir cualquier imprevisto.

Existen diferentes tipos de piano: de cola, de pared, etc. Pero todos ellos tienen en común la dificultad para encontrar una caja que se adapte a sus diferentes formas. Hacerse con un cajón adaptado a las medidas de un piano no es una tarea sencilla. A ello hay que añadir otras dificultades, pues no hay que olvidar que nos encontramos ante un instrumento musical de una sensibilidad extrema.

Antes de proceder a la mudanza del piano el primer paso es comprobar su funcionamiento. A continuación, llega el momento de embalar el instrumento empleando material acolchado. En caso de tener que salvar alguna escalera, es preciso contar con al menos tres personas para evitar accidentes. Una vez que se llega a la planta baja, es necesario anclar convenientemente el piano al camión o remolque para que no sufra percances por el camino. Por último, si no vas a utilizar el piano en algún tiempo lo mejor es que lo guardes en un trastero.

Tipos de papel de embalaje para proteger objetos

Hoy en día existe una gran variedad de papel de embalaje que nos ayudan a transportar de forma segura un sinfín de objetos. Por ello, su utilización es muy importante, por ejemplo, a la hora de realizar una mudanza. A continuación vamos a nombrar y describir brevemente los más útiles y conocidos.

1. Film alveolar. Este tipo de papel de embalaje es conocido popularmente como plástico de burbujas y se caracteriza por estar fabricado con un material flexible y transparente sobre el que tienen lugar pequeñas bolsas de aire que actúan como amortiguación frente a los golpes. Su principal uso es el de envolver objetos frágiles y delicados durante la fase de transporte.

2. Film transparente. Suelen estar contenidos en rollos y su principal utilidad es la de servir como aislante del aire y la humedad a productos alimenticios.

3. Poliespán. También conocido como poliestireno expandido, se trata de un material espumoso que se usa habitualmente como envase de productos. Es ideal para almacenar y fijar dentro de una caja los dispositivos electrónicos tales como el televisor, el microondas, etc.

4. Espuma. Denominado científicamente como poliuretano proyectado ofrece excelentes prestaciones como aislante térmico y como amortiguador. Por tanto, puede utilizarse combinado con el poliespán para proteger aparatos electrónicos.

5. Papel asfáltico. Se fabrica utilizando una mezcla de hidrocarburos inflamables para ofrecer una protección perfecta de materiales susceptibles de sufrir corrosión. Además, es resistente al agua. Perfecto para envolver muebles de metal.

6. Papel madera. Este material, elaborado a partir de pulpa de madera sin blanquear, es ideal para cerrar herméticamente cajas y, de esta forma, aislarlo de la humedad y el aire. También puede usarse como relleno.

7. Papel tisú. Es semitransparente y muy ligero pero ofrece un buen nivel de resistencia. Por ello, su utilización está enfocada a envolver productos durante el proceso de embalaje.

8. Papel recubierto. Este es un tipo de papel de embalaje que se recubre con varias capas de diversos materiales que les proporcionan cualidades adicionales como, por ejemplo, un menor nivel de absorción de los líquidos. Por esta razón su uso está recomendado, a la hora de realizar una mudanza, para artículos propensos a deteriorarse por la humedad.

El guardamuebles es un espacio de almacenamiento, principalmente para muebles, por el volumen que suelen ocupar y son muy frecuentes en las propias empresas de mudanzas y traslados de enseres. Pero, será finalmente el usuario quién decidirá qué guarda en ellos y por cuánto tiempo. Son muy útiles para almacenar objetos grandes y de uso infrecuente, ante la falta de espacio en casa, mudanzas, traslados de oficinas, desalojos, o reformas más o menos duraderas en la vivienda.

A veces se confunde guardamuebles con trastero, pero existen diferencias. La primera es el tamaño, siendo más grande, superior a los 10 m³. Los muebles, después del inventario, se guardan debidamente empaquetados, protegidos contra humedad, polvo e incendios y existe servicio de vigilancia. Para acceder, es necesaria cita con el personal de la empresa, mientras que en los trasteros, los clientes acceden al local por su cuenta y almacenan sus objetos.Los guardamuebles son recomendables, transitoriamente, para muebles de gran tamaño durante una mudanza, o más permanentemente cuando son muebles viejos, pero de gran valor material o sentimental. También es frecuente para conservar otros artículos como lámparas, cuadros, cristalerías y vajillas, de suficiente valor. El valor sentimental de juguetes y artículos de bebé y la esperanza del uso por nuevas generaciones conforman otra categoría. Están prohibidos productos químicos peligrosos o materiales inflamables, explosivos, armas de fuego, petardos o materiales similares, así como fertilizantes, herbicidas o pesticidas.Para almacenarlos, hay que tomar precauciones de conservación. En los muebles de madera el cuidado debe ser especial, diferenciando entre barnizados o madera natural, que necesitarán mayores cuidados. Deben estar todos limpios, retirando polvo de todos los rincones y secando muy bien la humedad.Es aconsejable embalar muebles con telas, no plásticos, que pueden dañarlos por condensación. Se colocan telas en el suelo, bajo el mueble y se van cubriendo con más telas, hasta envolverlos. Después, se atan cuerdas alrededor, para dejar bien ceñidas las telas. Se deben preservar de luz solar y humedad, asegurándonos de que no existe líquido en el interior. Son recomendables fumigaciones periódicas, por los peligros de la carcoma.

Los objetos frágiles deben embalarse con material especial anti-impactos, como plástico de burbujas, espuma o corcho, sin olvidarnos de poner la etiqueta “frágil” en el lado más sensible. Espejos y partes de cristal deberían llevar cartón, para absorber posibles impactos, antes de envolverlos en telas y precintarlos. Por supuesto, los aparatos electrónicos deberán guardarse sin pilas y si tenemos ropa, es imprescindible utilizar antipolillas.

Esta navidad, un árbol diferente

Ya tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina. Habrá que desempolvar en breve el árbol de Navidad. El origen de esta tradición es incierto y aunque muchos pensemos que viene de Estados Unidos, la costumbre de decorar árboles nació en el norte de Europa y parece remontarse a mucho antes de que Colón pusiera un pie en el continente americano. En España, no obstante, llegó bastante más tarde. El primer árbol de Navidad se dejó ver a finales del siglo XIX, en el jardín de una casa situada en el Paseo del Prado de Madrid. El dueño era el Duque de Sesto y su mujer, de origen ruso, copió la costumbre de los vecinos del norte de Europa. Hoy, los árboles decorados son una tradición arraigada en nuestro país. Pero hay muchas maneras de “poner el árbol” en casa. Te mostramos ideas originales que van más allá del típico abeto con bolas y espumillón. ¡Vamos a verlas!

Un árbol lámpara ¿Y si en vez de llenar de luces el árbol, tuvieras un árbol que fuera en sí mismo una luz? Es un concepto que puedes encontrar en diferentes tiendas de decoración y que dará un punto original y luminoso a tu salón navideño.

Vinilos con forma de árbol En la misma línea que la propuesta anterior, pero un poco más minimalista está pegar vinilos en la pared con árboles de Navidad. Se trata de una opción, limpia, cómoda y barata. Quitar y poner vinilos es facilísimo y no deja marca.

Papeles para el árbol de Navidad Otra opción elegante y discreta es hacerlo con papel, o mejor dicho, con cartón. Se trata de una opción en la que puedes involucrar a toda la familia y con la que los niños disfrutarán tanto o más que colocando las bolas en el árbol.

Árboles de metal Para los que no quieren perder ni un ápice de elegancia cuando llega la Navidad, proponemos un árbol de metal. Sí, sí, has leído bien. Se trata de una estructura con forma de árbol de la que podemos colgar cualquier cosa.

Árboles de tela Un regalo muy navideño y un trabajo manual estupendo para aquellos que les gusta jugar con los retales. Los árboles de tela pueden decorar cualquier rincón de tu casa, de la cama al sofá. Si además les pones luces, el resultado puede ser sorprendente.

Un árbol pegado a la pared Si eres de los que disfruta poniendo espumillón y colocando las bolas, pero tu árbol de plástico está ya tan chuchurrío que no tiene ni forma de abeto, puedes probar “dibujando” el árbol en la pared y llenarlo de los objetos típicos de la Navidad. El resultado es chulísimo y no quita espacio al salón.

¿Qué debes hacer con los muebles que te sobran cuando te vas a mudar?

En cualquier mudanza existen muebles que ya no se necesitan, por lo tanto saber qué hacer con ellos resulta ser fundamental para evitar ciertos contratiempos. En el artículo de hoy te brindamos ciertas ideas, para que tengas en cuenta, si necesitas deshacerte de los muebles que ya no te sirven.

La mudanza significa cambio y renovación, por lo tanto, muchos de los muebles que se usaban en un domicilio particular dejan de ser útiles. En este sentido, es válido resaltar que existen varias opciones a las que se puede acceder para deshacerse de los muebles que ya no se necesitan.

Seis ideas para deshacerte de los muebles que ya no utilizas

  • Donarlos a centros comunitarios. Existen instituciones o bien ONG que necesitan de las donaciones que las personas puedan realizar. Si te sobran muebles, tales como bibliotecas, puede ser una excelente opción para acercarlas y colaborar con una buena causa.
  • Reciclarlos. Puedes acercarlos a las instituciones que se encargan del reciclaje totalmente gratis. Una de ellas es Canal Solidario y puedes donar desde electrodomésticos hasta ordenadores o bien juguetes.
  • Entregarlos a fundaciones especializadas en recibir bienes para luego entregarlos a quienes más los necesiten. Es una iniciativa que cada día cobra más resonancia y vigor en el país.
  • Venderlos en la web. Simplemente puedes entrar a páginas de compra y venta, colocarles un precio razonable y conseguir billetes por ellos. Además, te ayudará a obtener el dinero que necesitas para comprar muebles nuevos o bien para hacer las remodelaciones necesarias en el nuevo hogar.
  • ¿Has pensado en restaurarlos? Es una opción que tienes a tu alcance, ya que si bien en un primer momento deseas deshacerte de ellos, quizás cuando los restaures te das cuenta que han quedado como nuevos y ya no deseas deshacerte de ellos.
  • Regalarlos a familiares. A veces pensamos que nadie querría nuestros muebles, pero lo aconsejable es preguntar a la familia si no los están necesitando. De este modo, estaremos seguros que no los quieren y podemos buscar otras opciones.

Estas son las seis ideas que nosotros te acercamos para que sepas qué hacer, de manera rápida y sencilla, con los muebles que ya no estás necesitando.

¿Cómo transportar muebles de forma segura?

A largo de tu vida seguro que te ha tocado realizar una mudanza. Cambiarse a una casa más grande o a un espacio más pequeño supone, en muchos casos, una serie de problemas que hay que afrontar. Y es que sería una auténtica desgracia que tus objetos o muebles sufran algún tipo de desperfecto y tengas que deshacerte de ellos o repararlos. Pero no hay que alarmarse, con una serie de consejos útiles, sobre cómo transportar muebles de forma segura.

Antes de embalar tienes que planificar de una forma muy clara que se cargará primero y donde se ubicarán los muebles y artículos en el lugar del destino. No te gustará llegar a tu nueva casa y ver como se han mezclado las cajas sin desconocer su contenido.Los electrodomésticos siempre son una fuente de problemas. La solución es sencilla. Lo principal es que estén vacíos. No uses cintas adhesivas para sellar las puertas, tendrás problemas para despegarlas de una superficie metálica. La recomendación más habitual para transportar muebles es usar mantas o colchas viejas para tapar el electrodoméstico y evitar golpes o las antiestéticas ralladuras.

Para mantener las puertas cerradas y las mantas fijas, puedes ayudarte de cuerdas. Una forma barata y sencilla de proteger unos artículos caros. Los televisores y los monitores de ordenador también requieren de un cuidado especial. Usa cartones para proteger las pantallas y ni se te ocurra poner cinta adhesiva encima de ellas. A la hora de transportar los electrodomésticos es recomendable que sean los primeros artículos en entrar en el camión. Los huecos que dejen los puedes usar para guardar cosas.

Para el transporte del resto de muebles de tu casa es importante que los lleves desarmados. Serán más fáciles de trasladar y se hará de una forma más rápida y eficiente. Lleva encima alguna herramienta, seguro que te hará falta. Es importante proteger la madera de posibles golpes y rozaduras. Las mantas suelen ser más efectivas que usar cartones o plástico de burbujas. Recuerda que es importante llevar cada mueble desarmado de una forma conjunta. Tener que buscar que partes corresponden a cada mueble es un trabajo tedioso y largo.

Montar los muebles en el lugar de destino suele ser un gran problema por la falta de espacio. Si has planificado la mudanza correctamente y tienes toda las cajas marcadas. Las puedes agrupar en un espacio para que no molesten mientras vuelves a montar los muebles.

Siguiendo estos consejos prácticos sobre cómo transportar muebles, una mudanza no debería suponer muchos problemas. Si necesitas una empresa de mudanzas de confianza para transportar muebles de forma segura, puedes contar con nosotros.

Cómo acondicionar una chimenea para la llegada del invierno

En invierno, lo que realmente más valoramos es llegar a casa y encontrarla caliente, confortable, a gusto. Una chimenea, además de ser un elemento decorativo de muchas casas, es un clásico de la calefacción, un experto en proporcionar calor natural.
Antes de la llegada del invierno y antes de darnos cuenta que la chimenea es un elemento completamente imprescindible en el hogar, es necesaria su puesta a punto. Lo más recomendable es dejar en manos de un profesional la limpieza a fondo. Lo normal es que un experto en limpieza de chimeneas, un deshollinador, sea quien inspeccione sus distintas partes para determinar si hay daños que necesiten ser reparados. Estos limpian la chimenea con los productos específicos y ofrecen garantía. Como mínimo beberíamos limpiar la chimenea, al menos, una vez cada temporada.
Una chimenea que está sucia puede ser causa de la mala evacuación de gases, e incluso, podría producir un incendio. Por eso, se hace necesario eliminar todo resto de la ceniza que se haya podido secar en las paredes. Si vamos a limpiarla sin ayuda de un experto, antes debemos asegurarnos de que la chimenea está apagada y que el producto de limpieza sea el específico para realizar la tarea y que no sea inflamable. El cloro o la lejía podrían dañar la superficie, con precaución se pueden utilizar, rebajando el producto con agua.
Sea un profesional o un aficionado, se debe utilizar un cepillo de cerdas duras empapado en agua y si no queremos que el hollín se incruste en la chimenea, podemos limpiar su interior con una gamuza mojada en vinagre y aplicar una mano de cera. Si lo hacemos así, la chimenea estará protegida y el próximo verano nos será más fácil eliminar la suciedad.

12345...